Teléfono:
Teléfono:
Llamadas Internacionales:
Contáctenos
Oferta Especial - Productos Mejor precio
Oferta Especial - Productos
Mejor precio

Especial Cialis Original
Comprar
Cantidad total € 0.00
Su pedido 0 items
Cantidad total
€ 0.00
Su pedido
0 items

Tramitar pedido

Porque las mujeres también estamos expuestas. Conoce sobre el herpes genital femenino

Herpes genital femenino, síntomas y tratamiento

Conoce Sobre el Herpes

El herpes genital femenino, se define como una enfermedad que puede afectar gravemente a las damas y a los caballeros, de una manera equitativa. Es considerada una patología de transmisión sexual poco perceptible, ya que la existencia del virus es difícil de identificar en sus primeros momentos. No presenta síntomas, y se transmite fácilmente a través de las relaciones sexuales.

Dicho esto, es muy sencillo que el herpes genital se pueda transmitir con facilidad. El tratamiento se realiza con numerosos fármacos efectivos, que atacan al virus una vez se haya notado su identificación. Uno de los síntomas que pueden aparecer, con el pasar del tiempo, son llagas en la boca o en el aparato reproductor de la mujer.

En la actualidad, esta patología no cuenta con una cura que erradique completamente al virus. El Aciclovir, y otros fármacos antivirales son empleados en su tratamiento, pero solo elimina algunos síntomas, entre ellos el dolor o las molestias ocasionadas por las llagas, las cuales desaparecen periódicamente. Es acompañado por algunas cremas especiales que reducen el brote eficazmente, siendo una manera de reducir las complicaciones de dicha enfermedad.

Es de destacar, que las relaciones con las personas infectadas son la causa de los herpes genitales. Esto se puede contraer al entrar en contacto con las llagas que se generan con dicha enfermedad, y también se conocen como ampollas y úlceras, presentes en los órganos sexuales y otras partes del cuerpo femenino, causando así molestias, picor, ardor y dolores en las zonas que lo posean. El diagnostico se realiza con exámenes sanguíneos o con una observación de las heridas.

Si posees herpes genitales, es probable que tu pareja los posea también, pero de forma imperceptible. El virus es inapreciable, o genera pocas señales de aparición, siendo confundido con vellos infectados o espinillas comúnmente.

Conoce el tratamiento de la herpes vaginal

Hay muchas formas de tratar el herpes genital de un modo oportuno, pero no se encuentra un tratamiento que lo erradique completamente en la actualidad. No se puede desaparecer de por vida, y aun así los expertos han logrado reducir las molestias y los síntomas de este padecimiento, si se utilizan los fármacos adecuados.

Además del Aciclovir (uno de los medicamentos conocidos en estos tratamientos), el medico también recomienda el uso de cremas especiales, que son de mucha ayuda contra la herpes genital femenina. Estas se colocan en la zona afectada al menos 2 o 3 veces diarias, en un periodo de una semana, o hasta que las ampollas desaparezcan en su totalidad. Se deben aplicar de la manera correcta, ya que de lo contrario las úlceras pueden permanecer.

Del mismo modo, existen métodos naturales contra el herpes genital femenino, que puede reforzar el uso del Aciclovir y las cremas especiales recomendadas por el especialista. Se refiere a un baño que contenga plantas medicinales, que tratan las dolencias, reducen los síntomas y las molestias. Esto se debe a sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antivirales, las cuales atacan al virus y evitan que se esparzan en el cuerpo.

Síntomas  herpes vaginal

Cuando nos referimos al tratamiento para el herpes genital que aparece de una forma recurrente, es necesario destacar que es completamente diferente al mencionado. Esto se debe a que se utilizan medicamentos antivirales de gran efectividad, permitiendo atacar el padecimiento.

Los medicamentos que son utilizados en este caso, se usan solo cuando el virus del herpes aparece recurrentemente a lo largo del año, causando daños y complicaciones en la zona genital. Dentro de los síntomas severos que se presentan, se encuentra el dolor, el esparcimiento a otras zonas, por lo que se deben tener en cuenta medidas alternativas que puedan contrarrestar dichos efectos, y reducir el contagio a la pareja.

Cuando hablamos del herpes genital y el embarazo, las mujeres que lo padecen se encuentran en todo momento bajo el riesgo de contagiar la enfermedad al bebé durante su crecimiento en el vientre. En muchos casos, las heridas provocadas en la vagina tienen la posibilidad de transmitir la infección. Si el tratamiento no se aplica de la forma correcta, puede afectar a nivel nervioso al recién nacido.

En ciertos pacientes, se encuentra una notable mejoría del herpes genital femenino luego de haber aplicado el tratamiento por unos 5 días. Los signos son muy variados, incluyendo en todos estos la cicatrización de las heridas, y un alivio en las molestias que ocasiona la patología. En otros casos, se ve un empeoramiento, y se debe a los efectos de una colocación inadecuada de las cremas. Muestra también hinchazón y dolor en las zonas que son afectadas por las úlceras.

Dentro de más complicaciones presentes en la herpes genital, se encuentran algunas que ocurren luego de la existencia de infecciones en las heridas, que causa la enfermedad, las cuales no son tratadas apropiadamente por el uso de las cremas, medicamentos y otras formas anteriormente mencionadas. En caso de que esta aparición suceda, es recomendable que se usen antibióticos que contrarresten los síntomas de la infección provocada.

De igual modo, es de resaltar que los riesgos de contraer VIH aumentan exponencialmente si se tienen relaciones sexuales sin condón, o sin que las heridas hayan cicatrizado apropiadamente. Esto en el caso extremo de que la pareja sexual cuenta con el virus y se encuentre infectada.

Por otro lado, el herpes genital femenino, es por lo general una molestia a largo plazo, en la mayoría de los casos que se tienen registrados. La falta del tratamiento efectivo, puede generar complicaciones, como síntomas poco visibles de la enfermedad, los cuales se confunden con otras patologías, y la ausencia de una cura en la actualidad, hace que muchas más personas se vean afectadas. 

La mejor forma de reducir todas las complicaciones del herpes genital es que se posea un tratamiento adecuado supervisado por un médico y un alto grado de higiene personal, ya que esto genera una gran diferencia, y permite que se tenga un nivel de salud más saludable. Facilita la vida para los que sufren de eso.

Es necesario que se tengan en mente recomendaciones si se quiere contrarrestar la infección. El cual es muy fácil de llevar. Se deben mantener relaciones sexuales con el uso del condón, o evitar la práctica del sexo oral, o el tacto con la pareja sexual si cuenta con una piel rojiza o picazón en los genitales. También prohibir el compartir el jabón y otros productos de higiene.